02-Mar-2011 - Resurrection of the black salmon in Japan (La Resurrección del Salmón negro en Japón

Artículo en Español e Inglés 
(Spanish & English Article)

English Article

The Japanese Black kokanee (Oncorhynchus nerka kawamurae) has reappeared. This salmon was believed to become extint  but now, a professor at Kyoto University, Tetsuji Nakabo has found specimens at Saiko Lake in Japan. "A treasure" he says. Now we have to avoid losing it again.

The also called Kunimasu salmon (japanese word) is black or dark olive green with black spots on its back. It is not very large, measuring up to  feet and being a subspecies of the Sockeye salmon.

But unlike its relative, which lives at sea and return to freshwater to spawn and die, it inhabits all its life infresh water, in the Tazawako lake of Japan.

The kunimasu used to live peacefully in the Tazawako until 1940 when an hydroelectric plant was built increasing water acidity.

Project leaders knew it was going to happen and that the salmons would die, so they moved a few years earlier 100,000 eggs to Saiko Lake, about 500 miles south of the original lake at the foot of Mount Fuji, to save this species.
At that time the experts ruled that the eggs had not gone ahead and built the plant. But thankfully, it seems that it was not happened and now there is a large population of these fish living in
Saiko Lake.
Source: rtve.es
____________________________________________

Artículo en Español
El salmón negro japonés ha reaparecido. Llevaba 70 años sin dar señales de vida. Y ahora un profesor de la Universidad de Kioto, Tetsuji Nakabo, ha encontrado ejemplares. “Un tesoro”, dice. Ahora hay que evitar volver a perderlo.

El salmón negro o kunimasu es verde oliva muy oscuro, con manchas negras en el lomo. No es muy grande, mide como un pie humano, unos 30 centímetros. Es una subespecie del salmón rojo.

Pero a diferencia de este, que vive en el mar y vuelve a agua dulce a desovar y morir, vive siempre, durante toda su vida en agua dulce, en un solo lago de Japón, el Tazawako.

El kunimasu vivía plácidamente allí, en el Tazawako, hasta que en 1940 se construyó una central hidroeléctrica. Como consecuencia la acidez de sus aguas se disparó.

Los responsables del proyecto sabían que aquello iba a suceder y que los salmones iban a morir, así que unos años antes trasladaron 100.000 huevos al Lago Saiko, a unos 500 kilómetros al sur del lago original, a los pies del Monte Fuji, para salvar la especie.

En ese momento los expertos dictaminaron que los huevos no habían salido adelante y aun así construyeron la central. Pero, por suerte, parece que no fue así y que ahora allí hay una nutrida población de estos peces.
Fuente: rtve.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario