05-Mar-2011 - El Rinoceronte, en grave peligro

Un veterinario sierra el cuerno de un rinoceronte en el Kragga Kamma Game Park 

de Suráfrica para evitar su caza furtiva.

Artículo en Español
La irrupción de mafias asiáticas dispara la caza furtiva en la "peor crisis en décadas"

En el 2007, se cazaron ilegalmente 13 rinocerontes en Sudáfrica, el año pasado fueron 333. En sólo tres años, han matado 800 rinocerontes en todo el continente.

A Brett Gardner, veterinario jefe del zoológico de

Johannesburgo, le envuelve el pesimismo. “Si seguimos así, es cuestión de años que pongamos en un peligro extremo a los rinocerontes. Quizás quedan 10 o 15 años hasta que se extingan”, dice. La preocupación no sólo reside en unos números que no bajan pese a los esfuerzos -este año ya han matado a 79 rinocerontes sudafricanos, casi un rinoceronte muerto al día- sino también en sus raíces. Richard Emslie, especialista de la International Rhino Foundation, señala hacia el este para buscar los porqués. “Mafias de Vietnam y China trafican con el cuerno de rinoceronte, que venden en los mercados asiáticos donde se ha extendido el bulo de que puede curar el cáncer”, explica a este diario.

El crecimiento de la clase media en el sudeste asiático ha trufado el mercado de posibles compradores. Y ahí es dónde Emslie ve el mayor peligro. “El número de rinoceronte blanco y negro está aumentando y podría pensarse que trescientos de 20.000 blancos o una docena menos de rinocerontes negros de 4.800 no son tantos, pero el aumento de las muertes es exponencial. En enero del año pasado mataban a un rinoceronte cada dos días, en diciembre mataban a más de uno por día”, subraya. Calcula que a este ritmo, en menos de dos años el número de rinocerontes empezará a declinar. Lo peor es que el negocio es jugoso y ha atraído el crimen organizado a África. Para David Newton, director regional para África del Sur de Traffic, que trabaja para el control del comercio ilegal de especies, “la mafia vietnamita domina el mercado, usan helicópteros y alta tecnología como lentes de visión nocturna o armas pesadas. El trabajo sucio lo hace gente pobre de Sudáfrica, Mozambique o Zimbawe, pero también corrompen a profesionales que les aportan especialización y les dan ventaja; hay muchos escalones en la trama”, señala. También llega a los hombres de corbata: hace dos años, se grabó a diplomáticos vietnamitas en Sudáfrica con una valija de cuernos de rinoceronte. Gardner lamenta el grado de sofisticación de los cazadores furtivos. “Si consiguen corromper a gente que antes luchaba por su conservación o a políticos es que el dinero que se mueve es enorme”, opina.

Dinero se mueve, y mucho. Actualmente, el cuerno de rinoceronte se paga mejor que el oro. Aunque al tratarse de un mercado negro y las cifras bailan, un cuerno de unos ocho kilos se pasa por primera vez de manos por unos 3.500 euros. Si el cazador lo entrega en Mozambique o Zimbawe, con fronteras más porosas y desde dónde es más fácil trasladarlos a Asia, puede cobrar unos 10.000 euros. En China, principal mercado, se venderá en polvo y el valor del cuerno se puede multiplicar hasta cifras de vértigo. Newton, de Traffic, protesta: “En realidad nadie sabe el precio real, nuestra organización prefiere no dar cifras porque sólo sirven para sumar beneficio a los criminales”, arguye.

Ahí reside otro de los problemas y que, según algunos expertos, explica la crueldad de los asaltantes. “Las mafias guardan stocks de cuernos para que aumente el precio, y para ellos cuantos menos oferta mejor, por eso han hecho correr el bulo de que la base del cuerno es más efectiva contra el cáncer: si matas al rinoceronte hay menos cuernos y para ellos más beneficio”, explica de Hern, dueño de la reserva privada Rhino & Lion.

De Hern utiliza un sistema que cree podría ser la solución. “Inyectamos en los cuernos un tratamiento que los hace no aptos para el consumo humano. Así no se podrán utilizar el polvo de cuerno como medicamento”, apunta. Hern asegura que la inyección no provoca daño al animal ni tampoco es letal para los humanos -“un fuerte dolor de barriga”- y contiene un colorante que da un color rojizo al polvo para que el consumidor detecte el cuerno en mal estado.

La alarma ha llegado a oídos del gobierno sudafricano que se presta a rectificar errores pasados: si en el 2002 cerró la unidad especial de protección de especies, en el 2010 abrió el Grupo de Inteligencia Antifurtivos para proteger a los rinocerontes. La ministra de Defensa sudafricana confirmó que este año el ejército sudafricano colaboraría en la defensa del rinoceronte. En lo que va de año, han sido detenidos 64 presuntos cazadores ilegales. El año pasado, a 164 sospechosos. Y se empieza a mirar hacia arriba: el próximo 11 de abril, un dueño de una reserva de fauna salvaje comparecerá en los tribunales acusado de liderar una organización de caza de rinocerontes.

Fuente: lavanguardia.es

1 comentario:

  1. Es tremendo el daño que puede causar a veces la avaricia y la tontuna (porque no tiene otro nombre) del ser humano.

    Espero que no lleguemos ya demasiado tarde para salvar la especie.

    Un saludo.

    ResponderEliminar