Gatos: Parásitos y Riesgo en Mujeres Embarazadas

¿Se pueden transmitir los parásitos a las personas?

, pueden transmitirse parásitos (lombrices) intestinales de los animales domésticos a los seres humanos.

Las personas se contagian con parásitos cuando ingieren huevos infestantes de la tierra, de sus manos u otros objetos.

La concentración de huevos aumenta en lugares donde se permite defecar a perros y gatos, también en "areneros" en
las plazas de las grandes ciudades donde juegan los niños y los animales defecan en el lugar.

Los huevos son pegajosos, y pueden adherirse en las manos y bajo las uñas de las personas, principalmente los niños, que si no tienen una buena educación con respecto a su higiene se pueden contagiar fácilmente.

Para prevenir la infección humana, la higiene es sumamente importante; sobre todo, enseñar a los niños a lavar sus manos después de jugar, tocar el gato y antes de comer.

No permitir a los niños jugar en áreas donde perros o gatos pueden haber defecado.

Controlar la presencia de roedores.


Sí hay una mujer embarazada, ¿hay que sacar al gato?

NO. La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria que afecta a los felinos, es un parásito unicelular llamado Toxoplasma gondii, con amplia distribución mundial. Su importancia radica en el rango bastante amplio de especies que puede contagiar incluyendo a casi todos los animales de sangre caliente.

El hombre es afectado en forma secundaria (huésped intermediario) no contagioso. La infección humana excepcionalmente ocasiona enfermedad significativa, excepto en caso de inmunodepresión marcada o en los estados prenatales. Se estima que el 60% de la población mundial tiene títulos positivos al Toxoplasma.

En el gato la única forma de contraer la enfermedad es ingiriendo carne cruda o mediante la depredación en la caza de ratones, lauchas, pájaros, etc. Si bien es cierto que los felinos son sus reservorios naturales, controlar al gato por "peligroso" es una idea limitada o parcializada sobre el tema, ya que los humanos se contagian por muchas otras vías.

La enfermedad puede transmitirse en forma directa por el gato (siempre y cuando el gato esté parasitado).

El parásito cumple un ciclo en la tierra así es que también se transmite por verduras crudas mal lavadas. En este caso el que transmite es el gato del horticultor, de la verdulería o de la calle, y no el de casa.

Por lo general los gatos infectados aparentan estar sanos, conviene evitar el contacto con ellos. La transmisión de la enfermedad requiere un contacto íntimo con el animal y la mayoría de las complicaciones que puedan surgir se minimizan evitando este contacto. En el caso del gato doméstico, se previene con adecuado control veterinario y con las vacunas correspondientes aplicadas.

El mecanismo de contagio no pasa por el contacto directo de un ser humano con su gato sino con la materia fecal que contenga "quistes" (ooquistes) y hayan permanecido durante 5 días en condiciones apropiadas para que "maduren" (esporulación).

Toda mujer embarazada debe averiguar si tiene anticuerpos protectores. Si el resultado es negativo, deberá controlarse periódicamente y evitar las fuentes de contagio (verduras mal lavadas, carnes mal cocidas y contacto con materia fecal de gato de varios días).

Los felinos, únicos productores de ooquistes, son cruciales en la difusión del T. gondii, pero la contaminación ambiental sería el factor importante, porque los estudios no demostraron una asociación entre poseer o tocar un gato y un mayor riesgo de toxoplasmosis.


  • Ciertas medidas higiénicas reducen enormemente el riesgo de transmisión humana:

1.- Evitar que el gato obtenga presas (pájaros, ratones, etc.) o ingiera carne cruda.

2.- Cocine la carne hasta obtener una temperatura en el centro de la misma entre 82 a 85 grados centígrados.

3.- Limpieza del baño del animal por una persona no embarazada y desinfección de la bandeja sanitaria (medidas estándar de 50 cm x 30 cm) con agua caliente, adicionándole una medida de dos cucharadas soperas de lavandina y dejarla actuar durante quince minutos, posteriormente, enjuague con abundante agua.

4.- Empleo de guantes cuando se realizan tareas de jardinería en un suelo potencialmente contaminado.

5.- Lavado de manos, implementos y superficies después de manipular carne cruda.

6.- Evitar que los niños jueguen en areneros.

7.- Evitar tomar agua no tratada

8.- Controlar los insectos como las cucarachas porque diseminan esta enfermedad.

9.- Mantener al gato dentro de la casa para impedir que contraiga los parásitos en ambientes no controlados.

10.- Los alimentos también son fuentes de transmisión. No comas carnes crudas o poco cocidas, especialmente de cordero o cerdo; La carne debe cocinarse hasta alcanzar una temperatura interna superior a 72ºC. Al manipular carne cruda, lavate las manos inmediatamente con jabón. Nunca te toques los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas. Lavar todas las frutas y verduras antes de comerlas.