13-Jul-2011 - La hormiga argentina invade las ciudades

Las plagas de este insecto son casi indestructibles en el hogar a diferencia de otras especies de himenópteros | Su proliferación preocupa a los científicos por los efectos que puedan tener sobre los ecosistemas | Son feroces con las hormigas rivales y cooperativas con las de su especie 
VÍDEO


Artículo
La invasión de la hormiga argentina (Linepithema humile) en la mayor parte de ciudades españolas ha provocado la casi desaparición de las especies autóctonas de este tipo de insecto. Así lo constata el catedrático de Zoología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Xavier Espadaler, considerado uno de los mayores expertos en hormigas de España. “Donde se establece la hormiga argentina, las demás retroceden o bien quedan muy pocas”, explica. Según el profesor, los problemas derivados de su expansión en zonas urbanas son “relativos” ya que en las ciudades el equilibrio natural “ya no existe”. No obstante, el principal inconveniente es cuando el insecto consigue instalarse dentro de los hogares: “Es muy difícil acabar con una plaga de hormiga argentina porque una colonia puede tener muchas reinas – las que ponen los huevos-, mientras que las locales sólo tienen una”. En los entornos naturales generan problemas en cultivos, biodiversidad, polinización, producción de frutos y hasta sistemas de riego.

Afortunadamente, en España los entornos naturales todavía no han sido invadidos hasta tal extremo por este formícido, de unos tres milímetros de longitud y de color marrón oscuro. “No obstante, en Castell d’Aro, en la Costa Brava, se ha localizado una zona boscosa monopolizada por la hormiga argentina donde ya no queda rastro de las autóctonas”, para las que competir con la de procedencia suramericana es muy complicado en tanto que la argentina pone más huevos, es más rápida, agresiva y se mueve y trabaja a todas horas, por lo que encuentra la comida antes que el resto. En este sentido, la hormiga argentina es omnívora, es decir, se alimenta de todo, aunque las secreciones de pulgones y cochinillas, que viven en las hojas de los árboles y en la vegetación, son su manjar predilecto.

La cooperación entre hormigas de esta especie, procedente de zonas aledañas al río Paraná, en la Mesopotamia y el norte de la provincia de Buenos Aires, es una de las claves de su expansión imparable. Esto haría que los individuos se reconozcan como parientes y facilitaría la unión de diferentes colonias. En este sentido, Xavier Espadaler explica que en Europa existen dos supercolonias: la principal y la catalana. “Cuando se mezclan, batallan hasta eliminarse mutuamente”, comenta el investigador. También ocurre lo mismo cuando topan con hormigas de otras especies.

La expansión imparable de la hormiga argentina
La primera referencia que existe en Europa de este formícido data de 1890, cuando se hallaron algunos ejemplares en Portugal. En los últimos siglos la especie, que sobrevive sobre todo en climas mediterráneos, ha conseguido dispersarse en gran medida, principalmente por el desarrollo de los transportes y la degradación del medio ambiente. Estados Unidos, Portugal, Francia, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Australia, Gran Bretaña y Alemania, además de España, son algunos de los países donde se han detectado plagas. 
Fuente: lavanguardia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada