28-Jul-2011 - Predators and their vital influence in ecosystems and humankind (Grandes depredadores y su influencia en la humanidad)

Artículo en Español e Inglés
(Spanish& English article)
 English article
Worldwide wolf populations have dropped around 99 percent from historic populations. Lion populations have fallen from 450,000 to 20,000 in 50 years. Three subspecies of tiger went extinct in the 20th Century. Overfishing and finning has cut some shark populations down by 90 percent in just a few decades. Though humpback whales have rebounded since whaling was banned, they are still far from historic numbers. While some humans have mourned such statistics as an aesthetic loss, scientists now say these declines have a far greater impact on humans than just the vanishing of iconic animals.

The almost wholesale destruction of top predators—such as sharks, wolves, and big cats—has drastically altered the world's ecosystems, according to a new review study in Science. Although researchers have long known that the decline of animals at the top of food chain, including big herbivores and omnivores, affects ecosystems through what is known as 'trophic cascade', studies over the past few decades are only beginning to reveal the extent to which these animals maintain healthy environments, preserve biodiversity, and improve nature's productivity.
 
"The loss of these animals may be humankind’s most pervasive influence on nature," the researchers boldly proclaim in the review.

While many of the big species looked at in the review have historically, and in some cases still are, reviled by many, numerous case studies show that even big, dangerous predators actually help humans more than they hurt.

"These predators and processes ultimately protect humans," William Ripple, director of Oregon State University's Trophic Cascades Program and co-author of the report said in a press release. "This isn't just about them, it's about us."

Declines of everything from wolves to whales has rippled through ecosystem in many unexpected ways argue researchers, including in disease outbreaks, biodiversity loss, wildfire, carbon emissions, and invasive species.

"We propose that many of the ecological surprises that have confronted society over past centuries—pandemics, population collapses of species we value and eruptions of those we do not, major shifts in ecosystem states, and losses of diverse ecosystem services were caused or facilitated by altered top-down forcing regimes," the scientists write.

Top Predators
Few species have been more maligned by humanity than wolves, sharks, and big cats. It's true that sharks and great cats, like lions and tigers, have killed humans. It's also true that wolves and cats are in some cases responsible for killing livestock. But according to the researchers, the role these species play in ecosystems are vital, though still unappreciated.

"We now have overwhelming evidence that large predators are hugely important in the function of nature, from the deepest oceans to the highest mountains, the tropics to the Arctic," said Ripple.

But how do big predators protect an ecosystem?

One of the most well-documented cases of how the loss of top-predators—and their return—changes ecosystems is the reintroduction wolves in Yellowstone National Park in the US.
   
Seventy year old aspen rise high over researcher's head in Yellowstone National Park. These aspen are from before wolves were exterminated from the park. Young aspen stands are now recovering with the return of wolves. Photo by William Ripple, courtesy of Oregon State University.
During the decades when wolves were locally extinction, elk ran wild. They devoured vegetation, most notably young aspen and willow trees, in abundance. Not only this, their behavior changed: they became reckless. When wolves are present, elk are too skittish to spend time in certain open areas, such as along stream banks, but with the wolves gone the elk decimated riverine vegetation. With less vegetation along rivers, animals like songbirds and beaver declined. By creating dams, beavers create important pools for fish. Even soil erosion increased, due to a lack of shade from riverside trees. 

Wolves chasing an elk in Yellowstone National Park.
Photo courtesy of the National Park Service.
Source/Fuente: news.mongabay.com
------------------------------------------------------------------
Artículo en Español
Lobos persiguiendo a un alce en el Parque Nacional de Yellowstone. Foto cortesía del Servicio de Parques Nacionales.
En todo el mundo las poblaciones de lobos se han reducido alrededor de un 99 por ciento de las poblaciones históricas. Las poblaciones de leones han caído de 450.000 a 20.000 en 50 años. Tres subespecies de tigre se extinguieron en el siglo XX. La sobrepesca y el cercenamiento de las aletas ha reducido algunas poblaciones de tiburones en un 90 por ciento en tan sólo unas décadas. A pesar de que las ballenas jorobadas se han recuperado desde que la caza de ballenas fue prohibida, aún están lejos de los números históricos. Mientras que algunas personas han lamentado las estadísticas como una pérdida estética, los científicos dicen ahora que estos descensos tienen un impacto mucho mayor en los seres humanos no sólo por la desaparición de los animales emblemáticos.
La destrucción casi al por mayor de los depredadores superiores, tales como los tiburones, lobos y grandes felinos, ha alterado drásticamente los ecosistemas del mundo, según un nuevo estudio publicado en la revista Science. Aunque los investigadores han sabido por mucho tiempo que la disminución de los animales en la parte superior de la cadena alimentaria, incluidos los grandes herbívoros y omnívoros, afecta a los ecosistemas a través de lo que se conoce como "cascada trófica", los estudios en las últimas décadas están empezando a revelar el grado en que estos animales mantienen un entorno saludable, conservan la biodiversidad, y mejoran la productividad de la naturaleza.
"La pérdida de estos animales puede ser la influencia más penetrante de la humanidad en la naturaleza", los investigadores proclaman con valentía en la revisión.
Numerosos casos muestran que incluso los grandes y peligrosos depredadores,  realmente ayudan a los seres humanos más que hacerles daño.
La disminución de todos ellos, desde los lobos a las ballenas ha  recorido los ecosistemas de muchas maneras inesperadas argumentan los investigadores, incluso en los brotes de enfermedades, la pérdida de biodiversidad, los incendios forestales, las emisiones de carbono, y las especies invasoras.
"Proponemos que muchas de las sorpresas ecológicas que ha enfrentado la sociedad durante los últimos siglos, tales como pandemias, extinciones de poblaciones de especies que apreciamos y  surgimiento de los que no lo hacen, los grandes cambios en los estados del ecosistema, y ​​las pérdidas de servicios de los ecosistemas diversos fueron causados ​​o facilitados por alteraciones de regimenes alterados de arriba hacia abajo", escriben los científicos.
Los principales depredadores
Pocas especies han sido más criticadas por la humanidad que los lobos, los tiburones y los grandes felinos. Es cierto que los tiburones y los grandes felinos, como los leones y los tigres, han matado a seres humanos. También es cierto que los lobos y los gatos son en algunos casos responsables de la muerte del ganado. Pero según los investigadores, el papel de estas especies en los ecosistemas es de vital importancia, aunque todavía no sea apreciada debidamente.
"Ahora tenemos pruebas abrumadoras de que los grandes depredadores son muy importantes en la función de la naturaleza, desde los océanos más profundos a las montañas más altas, y desde los trópicos hasta el Ártico", dijo Rizo.
Pero, ¿cómo los grandes depredadores protegen un ecosistema?
Uno de los casos mejor documentados que refleaja el efecto de la pérdida de  depredadores-y su regreso- es la reintroducción del lobo en el Parque Nacional Yellowstone en los EE.UU..

Álamos de setenta años de edad se yerguen altos sobre la cabeza del investigador en el Parque Nacional de Yellowstone. Estos álamos son de antes de que los lobos fueron exterminados en el parque. Los retoños de álamo ahora se están recuperando con el regreso de los lobos. Durante las décadas en que los lobos estaban localmente extintos, los alces se volvieron salvajes. Devoraron la vegetación, sobe todo juveniles de árboles de álamo y sauce en abundancia. No sólo esto, su comportamiento cambió: se convirtieron en irresponsables. Cuando los lobos están presentes, los alces son muy asustadizos para pasar el tiempo en ciertas áreas abiertas, como a lo largo de las riberas, pero cuando los lobos se extinguieron, los alces diezmaron la vegetación  de propia de la ribera. Con menos vegetación, los animales como los pájaros y el castor declinaron. Mediante la creación de represas, los castores crear piscinas importantes para los peces. Incluso se produce una mayor erosión del suelo, debido a la falta de sombra de árboles de ribera.

Source/Fuente: news.mongabay.com

1 comentario:

  1. Hola Javier. Curiosa fotografía de esta pareja de Tigres. Un saludo desde Doña Mencía.

    ResponderEliminar