09-Ago-2011 - Tráiler: El Planeta de los Simios, el Orígen




Foto: 20th Century Fox
Las películas han estado fascinadas con los primates desde que un director de Hollywood capturó y encadenó a ese gran gorila en la Isla de la Calavera y lo llevó a Broadway en King Kong de 1933.

La razón es muy sencilla, son una imagen que refleja a los hombres como un espejo: los simios y los monos se parecen a nosotros, pero no son iguales a nosotros. De ahí el encanto que es un gran punto de partida para todo tipo de historias, ya sean cómicas o de enseñanzas.

Este año las películas han presentado bastantes ejemplos, que fuera de Bonzo y Mighty Joe Young, podrían superar a todas las anteriores, además de imponerse ante los robots, piratas y hechiceros que se exhiben en pantalla.

Los monos y los simios están en todas partes este año, desde Crystal, el capuchino narcotraficante de The Hangover II (¿Qué pasó ayer? Parte II), a la hermandad entre Kevin James y el gorila con la voz de Nick Nolte en Zookeeper (El guardián del zoológico).

También cuentan una historia de la arrogancia humana: Científicos que realizan experimentos con jóvenes chimpancés y los abandonan después, cuando están atrapados entre el mundo de los hombres y el de los monos.

Esa es la premisa de dos películas que se estrenarán a mitad del año: Rise of the Planet of the Apes (El Origen del Planeta de los Simios) y la sensación del Festival de Sundance Project Nim; que relata el intento radical de un profesor de la Universidad de Columbia por enseñar a un chimpancé el lenguaje por señas de los sordomudos en la década de 1970 educándolo como si fuera un niño humano.

"Ellos son ciencia ficción y nosotros somos ciencia dura", dijo el productor de Project Nim Simon Chinn, cuya película está ampliando su recorrido por Norteamérica.

"La fascinación por nuestra película surge de ver la similitud entre los chimpancés y los humanos", dijo Chinn. "Pero si se puede sacar alguna enseñanza de la película es que, aunque puede haber muchos puntos en común, los chimpancés son muy distintos y se les debe dejar vivir entre su propia especie".

De lo contrario se puede correr el riesgo, como en el caso de Rise of the Planet of the Apes, de una rebelión de primates. Según los creadores de los Simios el levantamiento se puede comparar con el de los esclavos en el imperio romano, retratado de manera épica en Spartacus (Espartaco).

La diferencia de la nueva cinta de los "Simios" con la aventura de ciencia ficción de Charlton Heston de 1968, sus continuaciones y la nueva versión de Tim Burton de 2001 es que se sitúa en el presente y tiene un punto de vista distinto.

"El simio es el astro de la película", dijo el presidente de 20th Century Fox Tom Rothman. "La película comienza de una manera relativamente convencional, pero tras un acontecimiento desafortunado el simio es puesto en un 'santuario', que para él es una prisión. La película se centra en él y el resto de su historia, que está contada desde su perspectiva".

"La clave", dice el director de los Simios Rupert Wyatt, "es la forma de contarlo para que entiendan de qué lado estamos, y no es de lado de los romanos".

Quizá esto es natural, los humanos tienen "una gran atracción intrínseca por los primates", dijo el gerente de cuidado animal del Zoológico de San Diego Greg Vicino. La atracción va más allá de que tengamos pulgares opuestos en común, al igual que los humanos, los monos y los simios (la diferencia entre los dos es que la mayoría de los monos tienen cola) mantienen relaciones intensas a través de un comportamiento social sofisticado.

"Siguen señales físicas, gestos, posturas y un comportamiento vocal para dictar cómo deben comportarse", dijo Vicino. "Son atractivos porque parecen humanos de muchas maneras, pero también son sus diferencias sutiles las que nos parecen irresistibles. No se puede predecir qué es lo que van a hacer".

VIDEO Tráiler Oficial 20th Century Fox HD: English (Subtitulado en Español):

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada