Perros: Consejos para comprar un Cachorro

Comprar un perro 

  
Cuando finalmente ha tomado la desición de comprar un perro, usted debe estar preparado para algunas responsabilidades importantes. Tenga presente las siguientes preguntas:

1. ¿Ha encontrado la raza correcta que encaja en su estilo de vida y hogar?
2. ¿Tendrá suficiente tiempo para pasar entrenando, aseando y ejercitando a un perro?
3. ¿Esta dispuesto a dedicar los recursos necesarios para garantizar el mejor futuro para un perro?
4. ¿Adónde me dirijo?
5.¿Estará sano?
6.¿Que cuidados necesita?.


  Todas éstas cuestiones son las que vamos a tratar de resolver en esta sección pero, aún así, es probable que quede alguna duda sin respuesta. Por ello recomendamos siempre acudir al profesional veterinario que es quien mejor nos podrá asesorar. Seguro que muy cerca de tu

casa  hay alguna clínica veterinaria y, sin ir mas lejos, delante de tus narices tienes también un consultorio virtual atendido por un equipo de veterinarios que intentarán resolver tus dudas; pero no olvides que una vez tengas tu nueva mascota tendrás que llevarla a tu clínica de confianza y SERA TU VETERINARIO EL QUE MEJOR PODRA ASESORARTE y el que velará por su salud.

La raza para usted
  ¿Existe una raza a la que ha puesto el ojo, o está confundido acerca de cómo elegir un perro? En cualquier caso, usted debe hacer algo de tarea para asegurarse de que selecciona el perro correcto para usted y su familia. La ventaja en elegir un perro de raza es su previsibilidad en tamaño, pelaje, atención de sus necesidades y temperamento. Saber cómo se verá su perrito y el tipo de cuidado que tendrá de adulto es un elemento clave en la selección de la raza para usted.
La compra de un perro es como comprar cualquier otra cosa,

cuanto más sepa antes de comprar, mejor será para usted. Este consejo se aplica a todos los aspectos de la compra de su perro, desde la selección de la raza hasta decidir dónde obtener el cachorro. Le recomendamos que pase bastante tiempo investigando antes de comprar. Recuerde que los perros son de por vida. Investigue las características de cada raza en Internet y en las bibliotecas. Déjese aconsejar por criadores reconocidos y veterinarios.

  Al buscar información de aquellas razas que nos interesan, debemos ser honestos con nosotros mismos y tener presente varias Cuestiones:

- De cuánto tiempo vamos a disponer al día para dedicarle al perro (paseos, entretenimiento, acicalado, aseo, ...). Todos los perros necesitan salir a la calle, aunque algunos más que otros, y por ejemplo los perros de caza son muy nerviosos y necesitan mucho paseo, los perros grandes generalmente necesitan más ejercicio que los pequeñitos, los pequeñitos a veces ni siquiera hay que sacarlos de casa; asimismo los perros de pelo largo exigen más cepillado y cuidado diario, ....

- Las dimensiones de nuestra vivienda, y si disponemos de jardín, terraza o similar, no podemos tener un perro de 60 Kg y un metro y medio de alto en una casa de 20 metros cuadrados, pero si en un jardín, aunque determinadas razas muy nerviosas probablemente salten cualquier valla que les pongamos y se escapen...

- La edad del futuro dueño del cachorro, ya que una persona mayor o un niño pequeño probablemente no sean capaces de dominar a un perro de gran tamaño...

- La importancia que le demos al contenido de la vivienda, ya que cualquier cachorro destrozará al principio bastantes cosas, y hay que considerar la posibilidad de elegir un perro de edad ya adulta, lo que evita bastantes problemas; los perros de pelo largo dejan pelos en todos lados...

- Que el carácter de la raza en concreto se ajuste a nuestras necesidades, por ejemplo los perros de razas nórdicas son muy independientes y poco obedientes, sin embargo los otras razas son muy apegadas, juguetonas y exigen atención contínua , ...

¿Cuánto cuesta un cachorro?
Este no es el momento de ir a la caza de una ganga. Tu nuevo cachorro será un miembro de su familia durante toda su vida, por lo que querrá hacer una buena inversión.

¿Puede permitirse un cachorro?
El precio de compra de su cachorro no es el único costo que tiene que tener en cuenta. El cachorro que traerá a casa deberá tener un cuidado adecuado: alimentación, salud, (un perro necesita inyecciones anuales). También necesitará comprarle pequeñas cosas como un collar con identificación, un cuenco, y una correa. Evalúe su presupuesto y pregúntese si realmente puede darse el lujo de un perro. Dueño de un perro = Responsabilidad.

Ser un dueño responsable significa tener en cuenta las necesidades de su perro para toda la vida y su salud, ya sea para el cuidado preventivo o de inesperados accidentes, lesiones y enfermedades que puedan ocurrir en cualquier momento, por muy bien que cuide de su perro.

¿Adónde me dirijo?
Una vez decidido el cachorro que vamos a comprar, hay varias opciones. Podemos dirigirnos a un criadero, a un particular o a una tienda de animales, o en otro caso a un albergue o perrera. En cualquier caso debemos observar siempre en qué condiciones nos entregan al cachorro. Un perro apático, triste, delgado o con parásitos externos (pulgas, garrapatas...), con diarrea o síntomas de resfriado, tiene todas las probabilidades de no estar sano, con lo que es muy posible que nos dé problemas. El cachorro debe entregarse con un certificado o cartilla de vacunación expedido por un veterinario, no es válido un papel en el que se haya apuntado la vacuna puesta, dado que ningún veterinario reconocería semejante “documento”. En función de la edad el cachorro deberá tener puesta ya alguna vacuna si tiene más de 4 semanas y debe estar correctamente desparasitado. En caso de no saber qué debe tener, siempre nos dirigiremos al Veterinario, que es el que mejor nos puede informar, e insisto, es siempre mejor prevenir que lamentar, una vez adquirido el cachorro es más difícil reclamar que antes de cogerlo. En caso de ser un perro de raza pura y con pedigree, al entregarnos el cachorro deberán darnos también ese pedigree (que es el árbol genealógico del perro), o bien un resguardo de inscripción en el Libro de Orígenes Español o una fotocopia del mismo para recogerlo nosotros, ya que es el único documento que acredita la autenticidad de la raza. En el año 2000 ha cambiado la ley, y los cachorros deben llevar puesto el microchip de identificación para poder inscribirlos en el L.O.E, por lo que habrá menos fraudes. Pero también debemos tener en cuenta que desgraciadamente no todo el mundo es honrado a la hora de entregar un cachorro de una raza determinada, y que si no somos unos expertos es mejor dejarse asesorar por un entendido o acudir al veterinario para que no nos den “gato por liebre”.

¿Cómo está el cachorro?
Al realizar la compra hay que exigir siempre una factura en regla, especificando la edad, el sexo, la raza y el precio del animal, para tener un documento legar en que basarnos en caso de problemas. En caso de ser un particular, normalmente no nos darán factura, pero al menos debe entregarnos un documento firmado responsabilizándose del estado en que se entrega al cachorro. En determinados sitios dan una garantía, hay que leerse muy bien todas las condiciones de la misma, sobre todo la letra pequeña. Hay determinadas razas, como el Pastor Alemán o el Rottweiler, que para inscribirse en el Libro de Orígenes Español y poder tener el pedigree en regla deben estar tatuados por el Club que corresponda, es mejor informarse directamente en la Real Sociedad Canina a qué razas afecta esta medida. E insisto, si no estamos muy seguros de lo que vamos a comprar, hay que tener muy claro que no es un electrodoméstico, sino un ser vivo, y que si nos encariñamos con él y luego hay problemas, cuesta mucho más trabajo cambiarlo que una lavadora. Por eso siempre hay que dejarse asesorar por gente conocedora del tema, y mejor antes de la compra que después.

¿Qué cuidados necesita?
- Deben disponer de espacio suficiente para moverse con libertad (no es correcto ni sano tener a un perro de tamaño grande todo el día encerrado en la terraza de un metro cuadrado), y se les puede acostumbrar a que en determinados sitios no se debe entrar. Los cachorros entienden desde pequeños lo que se puede y no se puede hacer, pero hay que ser muy constantes y tener disciplina. Si no se puede subir a la cama, es nunca, no hoy si, mañana no, porque al final hará lo que quiera.

En función del pelo también exigen más cuidados los de pelo largo, aunque un cepillado diario es conveniente para cualquier raza. De todos modos nuestro veterinario o el peluquero canino nos pueden asesorar sobre los cuidados concretos que necesita cada raza.
Cachorro aprendiendo a morder
- Todos los cachorros son muy juguetones, y algunos muerden mucho al jugar. Esto es normal, pero no hay que consentir al cachorro que nos haga daño, ya que él muerde hasta que protestemos. Y dentro de un año será un perro grande, que si que nos puede hacer daño. Por eso hay que marcar unos límites y no dejarles que los pasen. Y hay que tener en cuenta el tamaño del cachorro a la hora de comprar juguetes. Un Pastor Alemán es fácil que se trague una pelota pequeña, mientras que una del tamaño de las de tenis no dará problemas. Si le damos al cachorro una zapatilla vieja para jugar es probable que volvamos a casa y nos encontremos con que se ha comido los zapatos de cuero de 15.000, ya que él no distingue entre lo nuevo y lo viejo. Por eso los juguetes del perro deben ser exclusivos, si le dejamos que se coma un peluche probablemente se comerá todos los de la casa.

Cachorro orinando portátil
- A la hora de acostumbrarles a realizar sus necesidades los perros han de ser enseñados. Al principio, y hasta no estar completamente vacunados, el veterinario no nos va a permitir sacar al perro a la calle, por lo que tendrá que hacerlo en casa. Se les puede enseñar a no hacerlo en determinados sitios, y a veces funciona mojar unos papeles de periódico en un pis y llevarle al periódico cada vez que se agache a hacer algo, aunque ya haya empezado. Da más resultado premiar cuando lo hacen en el papel que castigar cuando no lo hacen. Y no sirve de nada restregarle la nariz en una caca que se ha hecho en el salón o regañarle a la media hora de haberlo hecho, ya que en 5 minutos al perro se le habrá olvidado lo que ha hecho y no relaciona la regañina con el pis o las heces. Exige mucha paciencia enseñar, y cuando pueden salir a la calle hay que empezar de nuevo, siempre teniendo en cuenta que funciona mejor hacer caricias cuando lo hacen bien que regañar cuando lo hacen mal.