12-Oct-11 - Kraken versus ichthyosaur: let battle commence (Kraken vs Ictiosaurio: Que comience la pelea!)

Artículo en Español e Inglés
(Spanish & English article) 
English article
These fossil ichthyosaur vertebrae, set out in a strange double line, may have been arranged by a gigantic ancient cephalopod. Mark McMenamin / source: The Geological Society of America
An explanation presented this week for a famed and enigmatic jumble of marine reptile fossils has blurred the lines between science and science fiction. The latest proposal suggests that the jumbled remains of these vast marine reptiles were stockpiled by an even more immense creature: a squid-like 'kraken' estimated to be around 30 metres long — more than twice the
size of today's largest known cephalopod.

Since its discovery in 1928 in Nevada, scientists have proposed many explanations for how and why the skeletons of so many large creatures were concentrated in the 228-million-year-old death assemblage, which includes 9 ichthyosaur skeletons around 15 metres long. So far, none of the scenarios match all the evidence, says Mark McMenamin, a palaeontologist at Mount Holyoke College in South Hadley, Massachusetts, who proposed the latest explanation at the Geological Society of America's annual meeting in Minneapolis, Minnesota on 10 October.

Some scientists have suggested that the ichthyosaurs succumbed to a toxic algae bloom and then washed ashore together. Others have contended that the creatures died, like modern-day whales, in a mass stranding. But these theories have several strikes against them, says McMenamin.

Enigmatic evidence
Although some of the ichthyosaur skeletons are relatively intact, others are more broken up and show signs of being exposed to sea water for an extended time before they were entombed by sediments. This disparity strongly suggests that the ichthyosaurs died at different times, not all at once, says McMenamin. 

Furthermore, recent analyses by McMenamin suggest that the sediments surrounding the fossils accumulated in waters at least 200 metres deep, not in the shallows — which makes it very unlikely that the remains ended up in the same place by chance. "It's a very odd configuration of bones," says McMenamin.
And one of the oddest aspects, he notes, is that some of the bones seem to have been rearranged. Some of the isolated vertebrae are preserved in double rows, apparently fitted together like puzzle pieces. One series of vertebrae includes a neck bone and another contains tail vertebrae, indicating that the patterns aren't simply spinal columns that fell apart. This suggested to McMenamin that the bones were moved around by some other creature. 
Source: nature.com
----------------------------------------
Artículo en Español

Un enorme monstruo marino similar al mitológico kraken, de más de treinta metros de largo, probablemente un gran pulpo o un calamar gigante, pudo surcar los océanos del Triásico, hace más de 200 millones de años. ABC.es

Una explicación presentada esta semana para una famosa y enigmática mezcla de fósiles de reptiles marinos ha difuminado los límites entre la ciencia y la ciencia ficción. La última propuesta sugiere que los restos mezclados de estos enormes reptiles marinos eran almacenados por una criatura aún más inmensa: un calamar parecido al legendario "kraken" de unos 30 metros de largo, más del doble del tamaño de los más grandes cefalópodos conocidos hoy en día.

Desde su descubrimiento en 1928 en Nevada, los científicos han propuesto muchas explicaciones de cómo y por qué los esqueletos de tantas
grandes criaturas estaban concentrados en este conjunto de 228 millones de años, que incluye nueve esqueletos de ictiosaurio de unos 15 metros de largo. Hasta ahora, ninguna de las hipótesis coincidía con todas las pruebas, dice Mark McMenamin, paleontólogo del Mount Holyoke College en South Hadley, Massachusetts, quien propuso la última explicación en el Encuentro anual de la Sociedad Geológica de Estados Unidos en Minneapolis, Minnesota el pasado 10 de octubre.

Algunos científicos han sugerido que los ictiosaurios sucumbieron por una proliferación de algas tóxicas y luego se lavaban en tierra todos juntos. Otros han sostenido que las criaturas murieron, al igual que hoy en día las ballenas, en un varamiento masivo. Sin embargo, estas teorías tienen varios detractores, dice McMenamin.

Pruebas enigmáticas
Aunque algunos de los esqueletos de ictiosaurios están relativamente intactos, otros están más fragmentados y muestra signos de haber estado expuestos al agua de mar durante un tiempo prolongado antes de ser sepultado por los sedimentos. Esta disparidad indica claramente que los ictiosaurios murieron en horarios diferentes, no todos a la vez, dice McMenamin.

Además, los análisis recientes de McMenamin sugieren que los sedimentos alrededor de los fósiles acumulados en las aguas de por lo menos 200 metros de profundidad, no en las aguas poco profundas - que hace que sea muy poco probable que los restos terminaron en el mismo lugar por casualidad. "Es una configuración muy extraña de huesos", dice McMenamin.

Además, los recientes análisis de McMenamin sugieren que los sedimentos alrededor de los fósiles fueron  acumulados en aguas de por lo menos 200 metros de profundidad, no en aguas poco profundas, lo que hace que sea muy poco probable que los restos terminaran en el mismo lugar por casualidad. "Es una configuración muy extraña de huesos", dice McMenamin.

Y uno de los
aspectos más extraños, señala, es que algunos de los huesos parecen haber sido reorganizados. Algunas de las vértebras aisladas se conservan en doble fila, al parecer encajadas como las piezas de un rompecabezas. Una serie de vértebras incluye un hueso del cuello y la otra contiene vértebras de la cola, lo que indica que los patrones no son los típicos de las columnas vertebrales. Esto sugiere a McMenamin que los huesos fueron removidos por otra criatura. (ver foto superior)
Fuente: nature.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada