12-Oct-11 - Nueva Zelanda: El mal tiempo agrava el vertido de combustible del 'Rena'

Las autoridades de Nueva Zelanda han lanzado una alerta por contaminación marítima y posible marea negra a lo largo de sus costas debido al naufragio de parte del buque portacontenedores de Liberia "Rena" que amenaza con romperse completamente y verter al mar 1.700 toneladas de fuel pesado en una bahía repleta de mamíferos marinos.

Este buque tiene una capacidad de 47.000 toneladas y naufragó el pasado miércoles en la bahía de Plenty, sobre los arrecifes de Astrolabe, a unos 22 kilómetros de la ciudad de Tauranga, sobre la isla del Norte en Nueva Zelanda.  
Mancha de petróleo del carguero Rena en aguas de Nueva Zelanda. Gyi
El viento y las olas han empeorado la estabilidad del buque encallado, que ya ha vertido 350 toneladas de combustible 

El vertido de combustible del carguero Rena frente a las costas de la ciudad de Nueva Zelanda de Tauranga, ubicada en Isla Norte, se ha extendido debido al empeoramiento de

las condiciones meteorológicas, según han informado este martes las autoridades locales.
De momento se han vertido al mar 350 de las 1.700 toneladas de combustible pesado que transportaba el carguero de bandera liberiana, por lo que las autoridades han recomendado a la población de Tauranga no bañarse en sus playas y no consumir su pescado.
La ciudad es sede de un importante complejo turístico, famoso en todo el mundo por la actividad surfista y pesquera en sus aguas, por lo que este desastre ecológico podría afectar gravemente a su economía. De forma preventiva, se han colocado unas barreras para evitar que el petróleo llegue a los hábitats marinos protegidos, así como a la costa.
Hasta ahora, solamente han muerto una docena de aves y otras tantas han tenido que ser tratadas por este vertido. Actualmente el 'Rena' se encuentra varado en un arrecife de coral a unas 12 millas náuticas (unos 22 kilómetros) de Tauranga, si bien, el viento y el oleaje de la última noche han aumentado su inestabilidad. "Han aumentado los daños en la parte frontal del barco y las inundaciones en las bodegas", ha informado el servicio marítimo de Nueva Zelanda.
En este contexto, se ha decidido evacuar de forma preventiva a todos los tripulantes del carguero, que hasta ahora permanecían a bordo participando en las tareas de contención del vertido de combustible.
Cualquier plan de rescate requiere la aprobación de las autoridades neozelandesas. La embarcación encalló la semana pasada cuando se dirigía a Tauranga, ubicada a 200 kilómetros de Auckland, el mayor puerto exportador del país, para recoger la mercancía antes de dirigirse a Singapur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada