28-Ene-12 - Frenazo en los experimentos con virus mutantes de la gripe aviar

Artículo en Español

  • Los dos equipos que realizan estos controvertidos experimentos anuncian una moratoria de 60 días
  • EE UU alertó sobre el peligro de que estos trabajos sean utilizados por bioterroristas

Las dos prestigiosas revistas científicas Nature y Science han anunciado simultáneamente la suspensión, durante 60 días, de las investigaciones con cepas mutantes del peligroso virus de la gripe H5N1. Los dos grupos
independientes que estaban realizando estos controvertidos experimentos asumen la moratoria voluntaria en una carta firmada por los investigadores (39 en total) explicando que, con esta medida, quieren dar tiempo al debate sobre la seguridad o el riesgo que puedan suponer sus trabajos, y reconocen la alarma surgida en torno a los mismos.

Los científicos han construido cepas mutantes del virus de la gripe aviar por ingeniería genética que facilitan la transmisión del mismo en hurones, como modelo animal, para lograr desentrañar los mecanismos precisamente del contagio. Esta cepa es altamente mortífera en humanos pero su transmisión es muy poco eficaz, es decir, que es muy difícil que se transmitan como la gripe corriente, pero una vez que se coge, es muy grave.


Los científicos han hecho cepas mutantes del virus para facilitar  que facilitar su contagio en hurones.
En la declaración de la moratoria de dos meses los científicos reconocen la polémica suscitada sobre el riesgo de liberación accidental de sus cepas mutantes del virus, pero no hacen alusión al bioterrorismo, es decir, al peligro de que la información sobre la construcción de esas formas mutantes del H5N1 pudiera ser útil para alguien que se propusiera hacer un uso criminal de los datos, como han planteado instancias gubernamentales, sobre todo en EE UU, pero también en la Organización Mundial de la Salud.

La polémica se disparó el pasado mes de diciembre, cuando el Gobierno de Estados Unidos, a instancias del Comité Nacional Asesor sobre Bioseguridad (NSABB), pidió a las revistas científicas que publicasen sólo las conclusiones generales de estas investigaciones con las cepas mutantes del H5N1, pero no los detalles del trabajo realizado. Dentro de la comunidad científica, muchas voces lo consideraron censura y una grave decisión contraria a la práctica científica de transparencia de información completa para, no solo permitir los avances de la investigación, sino también la comprobación de los resultados por repetición de los mismos en otros laboratorios.
Los propios firmantes de la carta de la moratoria explican sus trabajos. Los dos grupos, uno en la Universidad de Wisconsin-Madison y otro en el Centro Médico Erasmus, “han demostrado que los virus que tienen una proteína específica del H5N1 pueden convertirse en transmisibles en los hurones”. La investigación, en resumen, consiste en transformar el virus de manera que resulte contagioso y desvelar así mecanismos de transmisión mal conocidos de este patógeno. Para unos el resultado es una bomba biológica, para otros, es una investigación necesaria para desentrañar los procesos del contagio. Eso si, todos estos experimentos se están realizando en las condiciones máxima seguridad biológica (laboratorios especiales para evita cualquier fuga de la cepa mortífera) y con todos los permisos necesarios de las autoridades sanitarias y científicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario