A Sea slug can regenerate its penis (Una Babosa marina capaz de regenerar su pene)

Artículo en Español e Inglés
(Spanish & English article)

English article
Even in the utterly dry language of science, there is no way to describe the mating behavior of the sea slug Chromodoris reticulata as anything other than bizarre. The creature, native to the Pacific Ocean, engages in simultaneous hermaphroditic mating—that is, each slug has both a penis and a vagina, and when mating, both members of a couple inserts their penises into the other’s vagina at the same time—but that’s not nearly the strangest aspect of their reproduction efforts.

As discovered by a group of Japanese scientists and revealed today in the journal Biology Letters, it’s what C. reticulata does after sex that is particularly unexpected—and previously unknown in the animal kingdom. After copulating for about 10 minutes, each slug discards its penis and immediately begins growing a new one, which is ready for use within 24 hours.
Source: blogs.smithsonianmag.com
*See images below
—————————————
Artículo en Español
Una babosa marina que es capaz de separar, hacer crecer nuevamente y luego reutilizar su pene ha sorprendido a los científicos.

Un grupo de investigadores japoneses observaron el extraño rito de apareamiento en una especie llamada Chromodoris reticulata, que se encuentra en el Océano Pacífico.

Los científicos creen que es la primera criatura conocida que puede copular en repetidas ocasiones con lo que fue descrito como un "pene desechable". El estudio fue publicado en Biology Letters, la revista del Royal Society de Reino Unido.

La vida sexual de la babosa marina es complicada incluso antes de que los órganos desmontables entrasen en juego. Se cree que casi todas estas criaturas, que también son conocidas como nudibranquios, son "hermafroditas simultáneos". Esto significa que poseen órganos sexuales masculinos y femeninos y que puede usar ambos al mismo tiempo.

El equipo japonés estuvo observando las babosas de mar que recolectaron de arrecifes de coral poco profundos en Japón. Así pudieron ver a estas especies apareándose en 31 ocasiones. El acto duró entre unos pocos segundos y unos pocos minutos, tras lo cual las criaturas se separaron y se despojaron de sus penes, que dejaron en el piso del tanque.

Sin embargo, los investigadores fueron sorprendidos al descubrir que sólo 24 horas después, las babosas marinas habían regenerado sus órganos masculinos y estaban listas para aparearse de nuevo.

Un examen más detallado de la anatomía de los animales reveló que las babosas tenían una gran parte de su pene enrollado en un espiral al interior de sus cuerpos, el cual luego usarían para reponer la parte faltante.
Fuente: antena3.com
*Imágenes: La babosa Chromodoris reticula

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada