El Águila Real regresa al Far West de Galicia

•Las grandes rapaces retornan a los montes Lugo y Ourense en zonas aisladas

•La estrategia se basa en tenerlas en zonas aisladas sin injerencias humanas que las pertuben

Al Águila real casi la echaron a empujones de los montes de Galicia. Su hábitat durante siglos se ha convertido en “un Far West del medio ambiente donde las grandes constructoras y eléctricas hacen lo que quieren”.

Así lo cree el abogado Eduardo Gil, que trabaja en la conservación de la biodiversidad con la ONG Grefa. Juntos acaban de presentar los resultados del programa de reintroducción del águila real. Lentamente, esta gran rapaz se está haciendo hueco de nuevo en montañas de Lugo y Ourense gracias a un plan que une a ecologistas, Xunta y empresas como Red Eléctrica Española, que colabora adecuando sus trazados eléctricos, uno de los grandes peligros.

Las cifras no son espectaculares pero sí positivas. De cuatro ejemplares contabilizados en los ochenta en (Sierra de) O Courel (Lugo) se ha pasado a una docena en toda la comunidad. Y es que a pesar del seguimiento por satélite, resulta complicado ubicarlas debido a su amplio espacio de vida, de entre 70 y 100 kilómetros cuadrados.

El plan se ha rodeado de éxito gracias a la buena fama. “Todo el mundo las tiene por un bicho noble”, asegura Alberto Gil, responsable del proyecto.

Rozó la desaparición total a causa del aislamiento geográfico de Galicia, la interacción con líneas eléctricas o las perturbaciones humanas derivadas de la dispersión poblacional. Los aerogeneradores con los que las eléctricas salpican montes aislados —espacios muy proclives para la nidificación— son ahora un nuevo peligro. El plan de recuperación se ha centrado en el Parque natural del Xurés-Gerês (Ourense) porque todavía presenta un grado de aislamiento ideal para la cría.
Fuente: El País
Imágenes: •Águila real
•Sierra de O Courel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada