Japón suspende Investigación de Ballenas tras sentencia de la CIJ

El gobierno nipón acepta la sentencia de la Corte Internacional de Justicia* (CJI) de la Haya, que dictaminó que la caza de cetáceos no tiene en realidad finalidad científica

*La CJI es el órgano judicial principal de la Organización de las Naciones Unidas.

Ballenas muertas a bordo de un barco factoría japonés en aguas del océano antártico Sea Shepherd
El ministro de Pesca de Japón, Yoshimasa Hayashi, ha anunciado este martes la Suspensión de los programas de investigación actuales sobre ballenas en el océano Antártico, apenas un día después de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminara que la pesca de ballenas por parte de Tokio no tiene fines científicos y prohibiera la concesión de nuevos permisos.



Hayashi, que ha descrito el fallo como "lamentable y profundamente
decepcionante" no se ha pronunciado sobre qué pasará con los programas de investigación futuros, según ha destacado la cadena de televisión pública japonesa, NHK.

Asimismo, ha argumentado que las ballenas son una importante fuente de alimentos, al igual que cualquier otra especie marina, y ha apuntado que Japón mantiene su posición inicial de usarlas de manera sostenible y con fines científicos.

Horas antes, el Gobierno japonés expresó su "profunda decepción" por la sentencia, si bien se comprometió a cumplir la resolución judicial y revocar todos los permisos emitidos a los balleneros.

El mismo discurso ha mantenido el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Noriyuki Shikata, quien afirmó que Japón "lamenta y está profundamente decepcionado" por la sentencia, según declaraciones recogidas por el periódico 'Asahi Shimbun' en su edición digital.

"Como Estado que respeta el Estado de derecho (...) y como miembro responsable de la comunidad global, Japón cumplirá la sentencia del tribunal", añadió Shikata. Por su parte, desde Australia, país impulsor de la denuncia, su fiscal general, George Brandis, ha manifestado su satisfacción por la sentencia y ha destacado que "tanto Australia como Japón se habían comprometido en distintas ocasiones a aceptar y respetar la decisión del tribunal".

Los jueces de la CIJ han decidido por 12 votos contra 4 revocar los permisos para la caza de estos cetáceos en aguas del océano Antártico en una decisión contra la que no cabe recurso. La caza de ballenas está prohibida a nivel internacional desde 1986, pero países como Noruega, Islandia y otros continúan practicándola a pequeña escala, mientras que Japón se amparó en una normativa de la década de 1940 para seguir con esta actividad.

En los últimos 20 años unas 10.000 ballenas han muerto a manos de los balleneros japoneses supuestamente para fomentar la investigación sobre estos cetáceos.
Fuente: La Vanguardia